•CertifyCar promete ayudar a las personas sin conocimiento en mecánica a realizar una compra segura.

  • La Cuarta
  • 13 Feb 2018
  • DIEGO LÓPEZ FARÍAS
Los mecánicos de la empresa le ponen ojo a 150 puntos importantes del vehículo usado. Hacen una revisión completa e identifican las piezas que necesitan reparación.

Tener un amigo mecánico puede ser clave a la hora de comprar un auto usado, pero no muchos corren con esa suerte y deben rezar para que su nueva adquisición no presente algún atado que los obligue a gastar más dinero de lo esperado.

Para que nunca más le pasen gato por liebre, un nuevo servicio comenzó a funcionar en Santiago, con la promesa de terminar con los engaños de coches defectuosos y dejar contentos a compradores: CertifyCar.

La empresa pone a disposición de la gente un grupo de profesionales tuerca que le ayudará a dar el visto bueno antes de hacer cualquier compra, y de paso, le indicarán cuáles son los problemas que tendrá en el futuro, entregando una garantía a sus clientes de hasta 9 meses, donde se comprometen a arreglar dichos desperfectos.

“Comprarse un auto es la segunda inversión más importante entre los chilenos después de la casa, y creemos que una compra así merece tener una revisión adecuada y profesional”, señaló Sebastián Fernández, gerente general de la empresa que busca acabar con la venta de “autos cáncer”.

“Nosotros ponemos el ojo en 150 puntos importantes del vehículo, haciendo una revisión completa e identificando aquellas piezas que necesitan una reparación o simplemente ser cambiadas, las que a simple vista no se pueden identificar, provocando que muchas personas compren productos que al poco tiempo van a empezar a fallar”, agregó Fernández.

Algo similar le ocurrió a Benjamín Cox, un capitalino que sabe lo terrible que puede ser reparar la panne de un auto usado, viendo como los billetes que se ahorró al evitar un auto nuevo se fueron de a poco en arreglos.

“Una vez ves compre un auto en esos anuncios que publican en los diarios, y me salió súper malo. No alcance a ocuparlo ni tres meses y el motor se me fundió, y arreglarlo me salió cerca de 700 mil pesos”, indicó Benjamin, que se arrepiente de haber obtenido el carro casi “a ciegas”.

Las pillerías. Como algunos siempre se quieren pasar de listos y buscan pillar volando bajo a los indefensos compradores, existen algunos trucos para modificar autos usados, y hacerlos ver mucho más nuevos de lo que en realidad son.

El mecánico Eduardo Pino explica a los interesados en comprar autitos de segunda mano, que lo importante no es lo que se ve por fuera.

“Uno de los trucos usados por las personas que buscan vender su vehículo es alterar el kilometraje, haciendo pensar al comprador que el carro tiene menos recorrido. Para evitar eso, hay que mirar que tan gastados están los pedales o si los neumáticos ya fueron cambiados” detalló Pino, que también hizo un llamado a dudar si el auto se ve “demasiado limpio, ya que un vehículo usado jamás de verá así”.

Para evitar cualquiera de estas trampas, Certifycar ofrece una asesoría cuyo valor es de $49.990.

diego

Author diego

More posts by diego

Leave a Reply